lunes, 22 de agosto de 2016

 
N
18 de Ab, 5776
כבד את אביך ואת אמך
איש אמו ואביו תיראו

Spanish LOGO En la Torá hay dos Mitsvot que regulan la relación padres /hijos. La primera de ellas es kabbed et abija ve-et imeja "Honra a tu padre y a tu madre". Este es el quinto de los Diez Mandamientos. 

Y hay una segunda Mitsvá en el libro de Vayiqrá -Leviticus- 19, 3, que dice ish immó veabiv tira'u,  "Uno debe respetar  a su madre y a su padre". Estas dos Mitsvot son diferentes y de hecho, se complementan entre sí, como veremos a continuación.
 
Comenzaremos por la segunda Mitsvá: Respetar a nuestros padres.  El lenguaje que utiliza la Torá, que nosotros tradujimos como respecto es tira'u , que literalmente significa "temer". Pero no se trata de tenerle miedo a los padres sino de un temor reverencial, o sea, respeto. 

Respetar a los padres incluye todo lo que NO debemos hacer a nuestros padres.  
Algunos ejemplos: 
No puedo llamar a mis padres por su nombre particular. 
No puedo contradecir o desobedecer a mis padres. 
Un hijo o una hija no deben sentarse en un lugar que es designado para su padre o su madre. Por ejemplo, en el asiento de su madre en la mesa o en el sillón especial de su padre en la casa, o en el asiento de su padre en la sinagoga, etc.  

El respeto de los padres es una forma de establecer líneas claras: "Yo soy el padre y tu eres el hijo: no somos iguales.". Esta distancia es absolutamente necesaria para los hijos, no para el ego de los padres. Estos principios establecen límites y definen la autoridad, sin lo cual un niño no puede ser bien educado. En un sentido práctico, la Mitsvá de "respetar" a nuestros padres se aplica principalmente cuando somos niños o jóvenes y dependemos de nuestros padres. Un niño judío se educa a actuar con disciplina y a aceptar la autoridad de los padres. Lo cual eventualmente lo entrenará para aceptar una autoridad superior: la autoridad Divina.
 
La primera Mitsvá, "Honrar a los padres", es muy diferente. No se trata de lo que NO está permitido hacer hacia los padres, sino de lo que debemos hacer hacia nuestros padres.  Básicamente, honrar a nuestros padres significa "cuidar a" y "ocuparnos de" nuestros padres. Y como ya explicamos, este es el quinto de los Diez mandamientos.   

Nuestros sabios explicaron que honrar a los padres incluye por ejemplo nuestra obligación de atender a nuestros padres,acompañarlos, llevarlos y traerlos, y si fuera necesario, darles de comer y vestirlos.   Esta Mitsvá hace hincapié en el deber de gratitud y reconocimiento hacia quienes nos alimentaron, nos vistieron y cuidaron de nosotros cuando éramos niños.

Como el lector podrá apreciar,  el respeto a los padres se aplica principalmente cuando nosotros, los hijos, dependemos de nuestros padres. Mientras que honrar a los padres se aplica principalmente cuando nuestros padres son mayores, y dependen de nosotros, los hijos. 

Continuará...



undefined             Visit our blog                   Like us on Facebook
 
                                                          
 
Rab Yosef Bittón
Comunidad Ohel David UShlomo
710 Shore Boulevard, Brooklyn,
Y. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada