martes, 20 de diciembre de 2016

Multitudinario festejo de fin de año en La Redonda, Arte y Vida Cotidiana
 
Los espacios del Tríptico de la Imaginación y El Alero, dependientes del ministerio de Innovación y Cultura, realizaron este domingo 18 el evento de cierre de año y actividades #EsCosaDeBarrio.


Con la presencia de la ministra de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González, este domingo se concretó la gran cena a la canasta en La Redonda, Arte y Vida Cotidiana, en la ciudad de Santa Fe, en una fiesta de fin de año que contó con la actuación de Gabriel De Pedro Quinteto y Los Ranser.


Desde las 19, y a pesar que llovía intermitentemente sobre la capital provincial, comenzaron a llegar vecinos de diferentes sectores de la ciudad para participar del festejo.


En el interior de La Redonda, a dónde debió mudarse la velada que en un principio se realizaría sobre calle Salvador del Carril, se extendieron largos tablones decorados con manteles que los fines de semanas previos los visitantes acercaron a los espacios y ayudaron a zurcir, centros de mesa también creados de manera conjunta, así como los cientos de banderines, farolitos y guirnaldas que le dieron un marco de color y luz imponente al hall de entrada del ex taller de locomotoras.


Unas mil personas se acercaron a este festejo que tenía como consigna recuperar la vieja tradición de celebrar las fiestas con vecinos, amigos y familia. Para eso, cada visitante se acercó al lugar con su comida y bebida, reeditando las tradicionales cenas a la canasta.


La celebración comenzó pasadas las 19:30, cuando los maestros de ceremonia, Chola y Camilo, lookeados años 60, irrumpieron en el lugar. Ellos fueron los encargados de dar la bienvenida y presentar cada uno de los momentos de la noche: tanda con publicidades antiguas, jerga de la época, vecinos contando anécdotas de celebraciones y tradiciones de los barrios, entre otras cosas.


Durante la cena, los comensales pudieron disfrutar de los tangos de Gabriel de Pedro Quinteto, así como de las parejas de bailarines que mostraron toda su destreza en la pista.


Pero uno de los momentos más emotivos de la noche, fue cuando la ministra Chiqui González tomó el micrófono, pidió silencio a todos los presentes y brindó palabras que hicieron lagrimear a más de uno. Recuerdos de otras épocas, nostalgias de juegos, bailes y luchas, encuentros y desencuentros. “Que nadie les quite el derecho a ser felices”, concluyó Chiqui, mientras una Redonda a oscuras se iluminaba con las velas y estrellitas que todos los presentes prendían para saludar y saludarla.


Pasadas las 22 horas, Los Ranser se apoderaron del escenario central y el cierre del festejo, con la música de los 60 y 70, encontró a al menos tres generación compartiendo la pista, bailando y cantando hasta el final de la velada.   



 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada