sábado, 10 de noviembre de 2012

La ministra González presentó un libro sobre preservación patrimonial en Santa Fe la Vieja
La titular del ministerio de Innovación y Cultura, María de los Ángeles González, junto a la Jefa del Departamento de Política Editorial del Consejo Federal de Inversiones (CFI), Marisol Bagattín, presentaron ayer el libro “1573 Annus Domini Santa Fe la Vieja. Preservación patrimonial para un espacio de comunicación cultural”, cuyos autores son Silvia Cornero y Luis María Calvo.
En un sencillo un acto, realizado en la oficina Santa Fe del CFI, se explicó que el proyecto surgió como respuesta ante la imperiosa necesidad de salvaguardar los restos humanos de los tres templos de la ciudad colonial de Santa Fe la Vieja, que habían sido hallados durante las excavaciones del Dr. Agustín Zapata Gollán, en 1949. Los mismos habían quedado expuestos a los procesos naturales paulatinos de deterioro y destrucción, constituyendo un riesgo de pérdida irreparable del patrimonio científico, histórico y social de la provincia.
PRESERVACIÓN COMO COMUNICACIÓN CULTURAL
Luego de las palabras de los autores de la obra, la ministra de Innovación y Cultura comenzó “agradeciendo al CFI por este libro que realmente creo que es importantísimo, por “Los Signos Santafesinos en el Bicentenario”, el libro de Paucke , “La línea del tiempo”, y sobre todo por esa consecuencia editorial... como este libro que en su título dice aquí tan bien planteado “Preservación Patrimonial para un espacio de comunicación cultural”.
“La importancia de ambas cosas, de la preservación patrimonial, y de qué manera esto se extiende, se divulga, se aprende, se retoma, se usa de antecedente, se poetisa... de qué manera todo esto tiene inesperados puntos de unión...” continuó la funcionaria.
González prosiguió “agradecerles también a los autores, Silvia Cornero y Luis María Calvo... Porque es un libro que habla del contexto, de ese año 1573, habla de sus habitantes, de la mudanza de la ciudad, de los entierros, es un libro científico, pero que también abre completamente a otroa campos de la épica, la literatura, la historia...”.
“Me quedan las palabras de Luis María Calvo diga les puse nombres, sus deseos de donde querían ser enterrados, sus mortajas... eso es comunicación cultural, es cuando el mundo de la ciencia, sin perturbarse a sí mismo, sin crear historias falsas, sin alejarse de su rigurosidad, se hace carnadura...” agregó.
Luego, refiriéndose a las palabras de la Dra. Cornero, la ministra destacó el momento del relato donde explicó que “empezaron con los restos que mejor estaban porque así nos interiorizábamos con el trabajo, para ir cada ir cada complejizándolo hacia aquellos que estaban más deteriorados, más enfermos, más diluidos en su visibilidad y su posibilidad... cuando dijeron que por el turismo y por los habitantes de la zona, decidieron que los vieran trabajar, haciendo partícipes a todos sus vecinos...”.
“Es sacar la ciencia a los ojos de todos, es no renunciar en absoluto a investigar la historia pero saber que la preservación patrimonial es un problema de identidad, de conocimiento de saber quienes somos y, por lo tanto, es un asunto de todos... Y los científicos enterrando y desenterrando, replicando y replicando, pienso que es un orgullo tener investigadores tan serios, que haya un amor tan consecuente por su historia y por su origen... y celebro la continuidad de los gobiernos y la continuidad del CFI para seguir esta divulgación y esta comunicación...” destacó la funcionaria.
Ya sobre el final de la alocución, Chiqui González señaló que “por supuesto me asocio a lo que siempre deseamos, que se hagan las defensas, que no siga deteriorándose... que haya cada vez más capacidad de transmitir esta historia, la historia de la una ciudad que se fundó dos veces, hay que ver por qué se fueron, por qué se mudaron, con una familia...”.
Para terminar, la ministra resaltó que “la identidad de Santa Fe tiene en este “Annus domini” una campana, una clave, un lugar en el mundo, una mirada frente al río... y algún día todo esto será Patrimonio de la Humanidad... el 1573 sigue resonando en nuestros oídos, una de las primeras ciudades del país, una ciudad de la que disfrutamos hoy todos, con su calor, con sus problemas... haciendo de la preservación una historia, y de la historia la canción de todos nosotros”.
DESDE EL CFI
Por su parte, la Lic. Bagattín expuso sobre la iniciativa del Consejo de retomar la producción editorial y sobre la existencia de los Centros CFI desde hace 12 años en las provincias.
TAREAS CIENTÍFICAS PARA PRESERVAR LA MEMORIA
Se elaboró un diagnóstico de la condición de cada enterratorio, por cada iglesia previo a las tareas de excavación. Se exhumaron los individuos, se limpiaron y se preservaron con polivinil acetato, se documentaron todos los elementos por siglado y fichas de inventario. Se realizaron sondeos para constatar la existencia de nuevas sepulturas en sitios donde emergían restos óseos, los cuales fueron exhumados y tratados con las técnicas de preservación e ingresados a la colección osteológica.
Se entregaron al Museo Etnográfico de Santa Fe tres libros de inventarios donde se exponen por templo y por enterratorio la cantidad de elementos óseos, su condición de deterioro y su registro fotográfico, su ubicación actual en la osteoteca y el piso del Memorial de los fundadores.
La implementación de una metodología basada en el monitoreo y evaluación continua, posibilitó medir el
tiempo y adecuar criterios operativos a la particularidad de cada uno de los individuos en los sitios. Se diseñaron mobiliarios de madera para la osteoteca que almacena la colección humana.
Para el alojamiento definitivo de la osteoteca se realizaron reparaciones estructurales en el segundo piso de la torre de ingreso al Parque arqueológico asignado como Memorial de los fundadores de Santa Fe La Vieja.
Las técnicas que se aplicaron para la realización de este proyecto han cumplido con el objetivo inmediato de consolidar los materiales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada