jueves, 6 de octubre de 2016

SHABAT SHUVA
 
Luego de haber pasado el día del juicio, nos encontramos en los diez días de teshuvá que hay desde Rosh Hashaná hasta Iom Kipur, un momento muy especial que se nos da para poder revertir el decreto, como dice el profeta: “busquen a Hashem mientras se encuentra más accesible”.
 
Los Sabios traen un ejemplo de cómo es posible que luego del decreto, uno pueda en estos días hacer teshuvá y cambiarlo.
La Guemará dice que si se decretó que el pueblo de Israel se merecía poca lluvia ya que no siguieron el camino de la Torá el año pasado, si en estos días hacen teshuvá, Hashem no puede cambiar lo que se decretó, lo que si puede hacer es que la lluvia caiga en el momento justo, y en el lugar preciso.
 
Por el contrario si se decretó que haya mucha lluvia y en estos días el pueblo de Israel se desvía del camino, Hashem hace que esas abundantes lluvias caigan fuera de tiempo, como por ejemplo antes de la siembra y no solo eso, sino que caiga en lugares fuera de la tierra.
 
Decimos en la tefilá de Rosh Hashaná y de Iom Kipur, que Tefilá, Teshuvá y Tzedaká rompen los malos decretos.
Con respecto a la tefilá y la teshuvá, en el Tanaj y en el Talmud hay muchísimos casos de cómo funciona, y uno de ellos es la historia de Menashe, un rey malvado que hubo en Israel. Sacó un decreto que toda persona que estudie Torá merecía la pena de muerte, y también asesinó a un profeta y lleno las calles de Yerushaláim de sangre.
 
Hay que saber que el rey Menashe recibió la mejor educación de su padre Jizkiahu, del cual dicen que en su generación todos eran grandes sabios, así y todo Menashe con su libre elección llegó a lo más bajo. ¿Cuál fue su fin?
 
Menashe fue atrapado por el rey de Babel y puesto dentro de una gran olla con agua, la cual pusieron arriba del fuego. El agua poco a poco comenzó a hervir, y Menashe desesperado sin saber qué hacer, comenzó a rezar y a pedirle a toda la idolatría que existía en el mundo para que lo salve. Su pedido no fue respondido, y en sus últimos segundos de vida se acordó que su padre le había enseñado un versículo (Devarim 4, 30) que dice: “…será cuando estés con sufrimiento y al final de tus días, retornarás a Hashem tu Dios...”. Cuando se dio cuenta que no tenía otra opción decidió intentar.
 
Con sus últimas fuerzas le rezó a Hashem para que lo salvara en ese momento y le haga un milagro. No solo eso, sino que le dijo que si no lo salvaba, iba a ser igual que todos los dioses que no lo ayudaron.
En ese momento todos los ángeles cerraron las puertas del Cielo para que su tefilá no se escuche y no se acepte su teshuvá, y le dijeron a Hashem: “¿Cómo es posible aceptar la teshuvá de una persona tan malvada que llegó hasta tal punto de hacer idolatría en el Beit Hamikdash?”
Hashem les respondió: “Si acepto su teshuvá, estoy cerrando la puerta a todos los que en el futuro quieren volver en teshuvá”, en ese momento Hashem le abrió un espacio debajo del Trono Celestial, un lugar donde los ángeles no pueden llegar, y aceptó su pedido.
 
Menashe en el fondo sabía que Hashem siempre responde en momentos difíciles y desesperados de la persona, sin ningún tipo de condiciones.
 
Por lo tanto la persona por más que haya hecho lo que hizo en el pasado, siempre las puertas de la teshuvá están abiertas, salvo que diga voy a pecar ahora, y más adelante hago teshuvá, ya que de esa forma no es aceptada.
 
También la Tzedaká vimos varias veces como salva a la persona, así como la persona ayuda al prójimo, Hashem lo ayuda a uno.
Este Shabat se lee la Haftará del profeta Hoshéa donde le dice al pueblo de Israel que vuelvan en teshuvá, y que si dejan sus caminos equivocados, entonces Hashem dejará su enojo para recibir la teshuvá y darles todas las bendiciones.
 
Con respecto a la Tefilá, Tzedaká y Teshuvá están escritos cientos de libros y miles de hojas, y como decimos en los rezos de Rosh Hashaná y Iom Kipur, que esas tres cosas son las principales para salvarse del día del juicio, y para poder ser sellados en Iom Kipur, con un año bueno de salud, parnasá, alegrías y tranquilidad para cada uno de nosotros y de nuestros seres queridos.
 
Shabat Shalom
Ktivá Vejatimá Tová
A.L.B
Pd: si lo imprimen tienen que hacerle gnizá (hacer enterrar todos los
papeles que tengan cosas de Torá)
 
Algunos sitios interesantes de Torá
 
 
Otros sitios
 
 
 
 
Braja Behatzlaja!!!http://goo.gl/yKysBi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada