viernes, 21 de octubre de 2016





 
 

 

Álvaro Gatti: la alquimia y el sentido

El reconocido artista santafesino Álvaro Gatti expondrá sus obras en el Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas”. La inauguración se llevará a cabo el viernes 21 de octubre a las 20, en el espacio de San Martín 2068, dentro del Ciclo Cerveza Santa Fe. Entrada libre y gratuita. Apoya Tregar. Organiza Gobierno de la Ciudad.
Con una muestra de trabajos del artista plástico Álvaro Gatti, el Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas” continúa su temporada de exposiciones, luego de la vigésima edición del Salón Primavera. La propuesta se denomina “Álvaro Gatti. La alquimia y el sentido”, y quedará inaugurada el próximo viernes a las 20, en el espacio de San Martín 2068, integrando el Ciclo de Muestras Cerveza Santa Fe. Organizada por el Gobierno de la Ciudad, con el apoyo de Tregar, se podrá visitar hasta el 13 de noviembre, siempre con entrada libre y gratuita.
Un alquimista poco encasillable
La exposición se compone de acuarelas, acrílicos, grafitos y objetos, entre otros trabajos. Para referir a esta selección de obras, José Luis Roces ha escrito sobre el expositor y su oficio: “La obra puesta en abismo que no avisa, que intempestivamente nos plantea un paisaje o un objeto que desconocemos, que aceptamos decodificar; un magma congelado, hinchado de significaciones, que pide a gritos alguna evidencia para reconocerse dentro de nuestra mundanidad lógica, pasando en limpio el relato de lo conocido.
Esta carga significativa hace que lo pensemos como un artista básicamente intempestivo, extemporáneo, un alquimista que juega con posibles referencialidades; poco encasillable”.
Y refiere “algunas claves de la forma”: “objetos virados a la metafísica, planos en cuña, papeles doblados en Origami, paredes gastadas, triángulos clavados en un horizonte, perspectivas falseadas, líneas de un trazo deshilachado e incisiones seguras que perturban la calma del paisaje.
Y otras posibles desde el sentido histórico: Klee, matéricos del Hard Edge, Hlito revisitado y desestructurado, etc. Un artista que ha investigado mucho y no se conforma con nada, que es parecido a decir que le interesa todo, que nada descarta.
¿Qué define o traza límites pocos certeros sobre este destino? Definitivamente el uso de la materia y la atemporalidad consecuente de sus figuras y trazos involucrados”.
La manteca sagrada
“Conozco (algo fácilmente verificable) que Álvaro tiene una relación particular con la materia, obsesiva, amigable, confrontativa”, agrega Roces y continúa: “sé de su lucha para conseguir la densidad acorde, de largas esperas por la decantación de los residuos oleosos que el mismo prepara, vigila, verifica y controla como un paciente de larga espera, para destilar esa baba melosa que presiente un destino formal.
Esa “manteca sagrada”, un sistema untuoso rectificado y teñido para operar con espátula sobre el plano y recibir límites, incisiones, ralladuras y ataques (des)controlados, dicen de un lecho con la justeza química para no rebasar y sí contener el borde neto deseado. Habla de la preparación de constelaciones fugaces, territorios envejecidos, figuras laceradas y fondos ilusorios resbaladizos con un único fin: la abstracción y la dudosa figuración de una sustancia que perdió todo el esfuerzo y trabajo de mudez, que no retiene fines, y se dona como expresión de un sinsentido de las formas”.
El sentido de la mirada
“La precisión de la cocina da paso a la negación de los signos como consigna para resolver un significado único, el que queremos descubrir de manera segura, cuando en realidad debería ser el que necesitamos nombrar.
William Faulkner da a entender que la escritura es un motivo de interpretación del mundo y que “escribir es poner en el mundo algo que antes no estaba”.
El lenguaje del que somos portadores debe soportar este universo y alivianarnos el dolor de nombrar algo que no existe, por su parte a Gatti se le ocurrió que tenía que mostrarnos su latido para que aparezca un sentido, el de la mirada”, finaliza José Luis Roces.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada