martes, 13 de septiembre de 2016

Spanish LOGO
10 de Elul, 5776

כיצד מתוודה? אומר אנא ה' חטאתי עוויתי פשעתי לפניך, ועשיתי כך וכך, והרי ניחמתי ובושתי במעשיי, ולעולם איני חוזר לדבר זה.


Ayer comenzamos a explicar el Viduy. Dijimos que para Maimónides la Teshubá continue dos elementos: 1. el sentimiento de culpa, arrepentimiento y 2. la confesión o Viduy, es decir, poder articular con palabras lo que hicimos mal. Esta confesión se hace en privado. No revelamos nuestros pecados delante de otras personas o un rabino, sino que susurramos nuestras transgresiones sin que nadie más lo escuche, sabiendo y pensando que lo estamos haciendo delante de Dios.

Explicamos los 3 primeros conceptos del Viduy. Veremos ahora cómo continúa.  

ועשיתי כך וכך  Maimónides dice que luego de describir de forma general nuestras malas acciones diciendo "Me equivoqué, pequé, me rebelé" debo describir mis transgresiones de manera específica.  

Hay una discusión en el Talmud entre dos rabinos. La pregunta es si cuando uno recita el Viduy tiene que ser específico y mencionar en detalle sus malas acciones (esta es la opinión de Rabbí Yehudá ben Babá) o si uno puede simplemente afirmar en términos generales que ha actuado erróneamente (esta es la opinión de Rabbí Aquibá).

El Shulján Aruj sigue la opinión de Rabbí Aquibá, diciendo que es suficiente si nos arrepentimos en términos generales por todas nuestras transgresiones sin especificar en detalle lo que hemos hecho mal. Esta indulgencia tiene como objetivo no desanimar a una persona que quiere arrepentirse pero siente que no es capaz de (o lo suficientemente valiente para) recordar todos los detalles de su mal comportamiento. Exigir de dicha persona una confesión detallada "podría cerrar las puertas" de su Teshubá, en otras palabras, lo podría disuadir por completo de arrepentirse, ya que es una tarea emocional y psicológicamente muy difícil.

Maimónides, sin embargo, recomienda la primera opinión, e indica que uno tiene que mencionar en su confesión privada, todo lo malo que ha hecho, tanto como uno pueda recordar. Esta confesión es más creíble, más seria , más sincera.  Como padre, pienso que no es lo mismo si mi hijo se disculpa en términos generales (Hoy me porté mal en la escuela!) que si me dice detalladamente lo que hizo mal. 

En términos prácticos, obviamente es suficiente adoptar la posición de rabbi Aquibá y el Shulján Aruj.  Sin embargo, si uno quiere  seguir la opinión de Maimónides debe dedicarle algunos días a una introspección profunda ejercitando su memoria para identificar sus malas acciones y luchando contra su propia negación (autojustificación) y su miedo de sentir culpa o de reconocer que uno ha actuado neciamente. El texto del Viduy que decimos en estos días de Selijot nos debe servir como un recordatorio de los temas por los cuales tenemos que arrepentirnos y corregir.

Si nos tomamos este ejercicio espiritual seriamente,  deberíamos escribir para nosotros mismos una lista de las transgresiones que podamos recordar y leerla en voz muy baja cuando decimos el Viduy durante Yom Kippur. Creo que cuanto más recordemos, y más específicos seamos, más HaShem nos perdonará. 

Los rabinos introdujeron la siguiente profunda idea en las oraciones de Yamim Noraim: En términos de nuestras transgresiones hacia Dios (no hacia otras personas!) Dios olvidará (= perdonará) todo lo que nosotros recordemos (y confesemos), y se acordará (= NO perdonará ) todo lo que nosotros negligentemente olvidemos (no confesemos). 

Toda esta intensa actividad espiritual no se puede hacer durante un solo día. Es por eso que dedicamos cuarenta días al ejercicio de la Teshubá, desde el inicio de Elul hasta Yom Kippur, el día en que nos consagramos enteramente a la Teshubá y al Viduy.

Continuará... 
 


undefined             Visit our blog                   Like us on Facebook
 
                                                          
 
Rab Yosef Bittón
Comunidad Ohel David UShlomo
710 Shore Boulevard, Brooklyn, NY. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada