viernes, 15 de mayo de 2015


Los vecinos de Villa Hipódromo se sumaron con entusiasmo a la Orden de la Bicicleta
El sábado a la tarde, en su cuarto viaje por los barrios de Santa Fe, el Programa “La Orden de la Bicicleta. Cultura sobre ruedas” llegó a Villa Hipódromo donde, a pesar de las pequeñas gotas de lluvia que amenazaron con empañar la jornada, se reunieron cientos de vecinos y vecinas para
sumarse a las propuestas de las bicicletas.
 
El Playón 39, predio ubicado en J.P. López entre Lamadrid y Gaboto, tenía casi el doble de extensión que los elegidos anteriormente por las bicis viajeras, lo cual permitió desarrollar más ampliamente las actividades, incluyendo una improvisada carrera de bicicletas entre los más pequeños.
 
Como en cada parada, el encuentro arrancó unas cuadras antes, y se fue armando la caravana de bicicletas de todos los colores y tamaños, más nuevas y más viejitas, vecinos de a pié; sillones y mate en mano. Y muchas carcajadas sólo de arranque.
 
Al llegar al Playón, cada bicicleta se acomodó en su espacio y comenzó a desplegar su magia. De a poco, la bicicleta de “El Bicicletero” se vio rodeada de decenas de chicos y chicas de todas las edades que miraban primero, y preguntaban y aprendían después, cómo reparar sus bicicletas, cambiar el gomín, colocar un parche o chequear una pinchadura.
 
“La Costurera” recibió a decenas de manos que comenzaron a cortar, a zurcir, a unir corazones y flores, a armar recuadros de colores para alguna vez una manta; hasta quienes se acercaron a aprender a enhebrar una aguja y trazar un hilván.
 
Las bicicletas de “El Cartonero”, “El Correo”, “Los Libros” y “El Cine” también tuvieron un entusiasta púbico que se sumó a las propuestas de escribir una carta “a quien quieras y mandarla gratis”; “leer al solcito entre amigos”; conocer los primeros pasos del séptimo arte y cómo devino en tecnología e imágenes digitales.
 
Al rato de estar, todos comienzan a girar. Van pasando de una bici a otra, hay tanto por ver, aprender y hacer que nadie quiere perderse nada. Eso sí, los fanáticos del taller de bicicletas son los más difíciles de convencer y allí se quedan, inflador y cámara en mano.
 
DISTINCIÓN EN DOS RUEDASComo cada viaje, a antes de finalizar la fiesta, se distinguió a instituciones y personas trabajan por la cultura y por sus vecinos desde la salud, la enseñanza, el mejoramiento urbano, etc.
 
Cinco bicicletas pequeñas, que nos recuerdan que no estamos solos, sino que somos un camino, llegaron a las manos de del Centro Comunitario Corazón de Jesús; la Asociación Civil Manos Solidarias; el Club Social de Hockey; la Asociación Civil Escuelita de Boxeo y la Red de Instituciones de Villa Hipódromo.
 
MASITAS Y CORAZONES
Sobre el final de la tarde, cada bici retomó su camino para preparar una nueva fiesta en alguna plaza, algún rinconcito del barrio, un espacio común que nos una y reúna.
 
El final de fiesta llegó con masitas, pastafrola, budincitos y muchas cosas ricas más, elaboradas y regaladas por la Asociación Civil Manos Solidarias, que terminaron de llenar de aplausos, música y baile el paso de la Orden de la Bicicleta por Barrio Villa Hipódromo.
 
EL PROGRAMALa Orden de la Bicicleta. Cultura sobre ruedas, ha construido bicicletas muy especiales que llevan propuestas culturales para toda la familia. Al modo de los antiguos oficios, pero también a la manera de las nuevas formas de convivencia urbana, los ciclistas de la cultura llevan cartas
y textos de todo tipo para escribir; y otros libros y cuentos y muchas historias para inventar; un bicicletero arregla bicicletas, gomas pinchadas y es capaz de armar una nueva que funcione con partes olvidadas que perdieron su destino; hay una bicicleta dedicada a las telas, las lanas y todos los objetos que podamos coser y bordar jugando y antes de salir a jugar; mientras otro vehículo construye y representa historias.
 
Y así esta caravana de bicicletas llega a un campito, arma un lugarcito de fiesta y reunión y le pide a todas las bicicletas del barrio y a los peatones que los acompañen a la celebración, el juego del movimiento, el instante de vivir y convivir.
 
Y antes de finalizar la fiesta se distinguirá a las instituciones y personas que trabajan por la cultura y por sus vecinos desde la salud, la enseñanza, el mejoramiento urbano, etc. El regalo será una bicicleta pequeña, para recordar que no estamos solos, somos un camino, una manta, un alero que nos cubre o el aire que se multiplica.
 
ABRE. Mejores Barrios. Mejor ciudad.
Esta iniciativa prevé una inversión estimada en 4000 millones de pesos para el período 2014-2015 y tiene como objetivo profundizar un conjunto de acciones tendientes a mejorar la calidad de vida, la convivencia y la seguridad de todos los ciudadanos, a través de dos ejes de trabajo: Convivencia y Participación e Infraestructura y Hábitat.
 
La propuesta reúne todas las líneas que vienen trabajando los ministerios que conforman el Gabinete Social e incluye tanto obras de infraestructura como programas sociales y de seguridad pública.
 
El objetivo del Plan Abre es mejorar la convivencia en toda la ciudad a partir de las intervenciones en los barrios, recomponiendo situaciones de fractura urbana y social.
 

                                                                
 
 
 
 
 
 
 
 
                                                                                









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada